requisitos de la custodia compartida

Requisitos

 

Veamos qué significa y qué requisitos deben cumplirse para obtener la custodia compartida de los hijos.

Los clientes llegan a nuestro despacho preguntando si ellos pueden solicitar la custodia compartida de sus hijos: «¿Tengo derecho? ¿Cumplo los requisitos?«

Aunque la custodia compartida ya lleva un tiempo adoptándose de manera habitual, aún existen muchas dudas sobre si será la mejor opción para los hijos.

TOMA CONJUNTA DE DECISIONES ENTRE LOS PROGENITORES

La frase que suelen pronunciar los padres que quieren la custodia compartida es: «quiero estar el mismo tiempo con ellos y ocuparme de su educación«.

El sentimiento que tienen muchos padres -no podemos negar que la mayoría de custodias individuales se han otorgado a las madres-, es que es la madre quien toma las decisiones de los hijos.

La patria potestad compartida, que analizamos en otro artículo (enlace), debería suponer que las decisiones importantes de la vida de los menores se toman por ambos progenitores. Sin embargo, en la práctica nos encontramos con algunas madres que por ejercer la custodia de los hijos, llevan a cabo todas las decisiones de la vida de los menores.

 

La custodia compartida implica que ambos progenitores se ocuparán por igual del cuidado de los menores, su cuidado, alimentación, educación, actividades extraescolares, estudios complementarios, relaciones sociales.

La custodia compartida no implica únicamente compartir tiempo con los hijos sino involucrarse de igual manera en todos los aspectos de la vida de los hijos.

 

Lo más adecuado en los procedimientos de familia es que las decisiones se adopten de mutuo acuerdo. La custodia compartida, sin embargo, suele ser objeto de múltiples procedimientos judiciales. No está normalizado el hecho de que ambos progenitores se hagan cargo de los menores y que éstos convivan el mismo tiempo con ambos.

 

Los requisitos que tiene en cuenta el Juez para establecer la custodia compartida.

– Que los domicilios sean próximos:

Entendemos que no puede establecerse una custodia semanal con una madre que resida en La Coruña y un padre que resida en Madrid. La proximidad de los domicilios se refiere a que sea compatible con los horarios del menor, el colegio, las actividades que realice y evitar un excesivo traslado de los menores en grandes distancias (Sentencia SAPV 21/01/2015)

– Que exista disponibilidad de ambos progenitores para el cuidado de los hijos.

Si bien en cualquiera de los casos puede solicitarse ayuda de terceras personas de confianza (abuelos, tíos, nueva pareja) para el cuidado de los hijos en momentos puntuales, es necesaria cierta disposición horaria para que los menores estén en compañía de sus progenitores (Sentencia SAPV 04/05/2015 )

Edad de los hijos.-

Existen Sentencias iniciales de custodia compartida en las que se establecía como edad mínima para el establecimiento de la custodia compartida la edad de dos años. Y ello porque la OMS (Organización Mundial de la Salud) dispone que es el tiempo ideal mínimo de lactancia para los menores. Este criterio de lactancia era aprovechado por madres que ni siquiera daban el pecho. Sin embargo, el criterio evolucionó. Los Jueces de Familia entienden que, aunque la lactancia de los menores es importante, más lo es la relación con su padre (Sentencias que lo recojan). Por tanto, o bien se acuerdan medidas que compatibilicen la lactancia con la relación con el padre, o bien se tendrá que optar por la alimentación complementaria que haga factible la relación paternofilial incluso con bebés.

Por tanto, no hay edad mínima que impida establecer la custodia compartida. Como especialistas en familia, cuando hay que acordar las medidas respecto de lactantes, lo mejor es que la alternancia entre el padre y la madre sea más frecuente (cada tres días, por ejemplo).

En hijos de más de dos años, la distribución habitual es la alternancia semanal. Aquí explicamos más sobre las opciones de tiempos de alternancia en custodia compartida.

Relación de los hijos con ambos progenitores.

Salvo que exista mala relación de los menores con su padre o con su madre, este requisito se acredita con las actividades que se realizan con cada uno, con el apego que sienten los menores.

Lógicamente nos encontramos con que los menores sienten un apego mayor por la persona que ejerce la custodia individual (normalmente la madre), pero ello no implica que tenga una mala relación con su padre, sino que está menos tiempo con él. Si los menores están un tiempo similar con ambos progenitores este sentimiento se igualará.

Relación entre los hermanos.

Se fomenta la relación entre los hermanos de sangre, intentando que la custodia compartida se establezca para ambos.

En un tiempo en el que son frecuentes las nuevas familias, las familias reconstituidas, es necesario tener en cuenta que lo ideal es no separar a los hermanos. Sin embargo, este criterio sólo se utilizará para evitar la custodia compartida si estamos hablando de hermanos de sangre; no puede utilizarse el argumento de evitar que el hijo se separe del hermano de un solo vínculo, que tiene porque su madre ha tenido un hijo con otra nueva pareja.

 

 

custodia compartida. relación de hermanos

 

Si todos estos requisitos se cumplen, si no existe ninguna patología ni justificación alguna que impida a los menores relacionarse con normalidad con ambos progenitores, los abogados especialistas en custodia compartida estamos consiguiendo cada vez más sentencias favorables a esta opción. Consideramos que tiene múltiples ventajas tanto para los menores como para los progenitores, como explicamos AQUÍ.  

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te escuchamos
¿En qué podemos ayudarte?