Patria potestad y custodia de los hijos

¿Quién debe tomar las decisiones de los hijos en caso de separación o divorcio? ¿Los dos progenitores o sólo aquél con quien convive? Veamos las diferencias entre patria potestad y custodia de los hijos

 

Distinguir los conceptos de patria potestad y custodia de los hijos es importante porque nos indica cuáles son los deberes inherentes a cada una de ellas y quién debe tomar las decisiones relativas a tus hijos.

¿Qué es la patria potestad?

El primer concepto que se recoge en las Sentencias o en los convenios de divorcio o separación de mutuo acuerdo, es la atribución de la patria potestad.

La patria potestad son una serie de derechos y obligaciones que los padres tienen sobre los hijos por el simple hecho de ser padres o madres. No importa si el hijo es fruto de una relación matrimonial, no matrimonial o fruto de una adopción. Este deber como padres perdura mientras los padres permanecen juntos y después de la ruptura de su relación.

La patria potestad se configura como una función establecida en beneficio de los menores, que se reconoce a los padres y que se dirige a la protección, educación y formación integral de los niños, cuyo interés es siempre prevalente en la relación paterno filial.

 

Las obligaciones que recoge el artículo 154 del Código civil incluyen:

 

1ª.— Velar por los hijos e hijas. Lo que supone garantizar su seguridad, integridad y estabilidad en su desarrollo, cubriendo tanto sus necesidades afectivas como materiales.patria potestad y custodia de hijos - Carolina Torremocha Abogado

2ª.— Alimentarles, educarles y procurarles una formación integral. En caso de separación o divorcio se hará directamente o con la fijación de una pensión de alimentos. Se decidirá sobre el tipo de educación y actividades complementarias.

3ª.— Representarles y administrar sus bienes. Son los progenitores quienes ostentarán esa representación o administración de bienes, salvo en caso de conflicto de intereses,  en cuyo caso actuaría en su nombre un defensor judicial designado al efecto.

.— Tenerles en su compañía. En casos de separación o divorcio, dicha obligación se distribuye entre los progenitores mediante el establecimiento de la custodia individual o compartida (enlace al otro artículo).

 

¿A quién se atribuye la patria potestad en una separación o divorcio?

Lo habitual es que la patria potestad sea compartida. Se atribuye a ambos progenitores. Ello implica que deberán tomar de común acuerdo las decisiones relativas a salud, educación y administración de los bienes de los hijos.

Por ejemplo, es un derecho de ambos progenitores decidir sobre a qué colegio asisten, qué actividades extraescolares realizan, si su educación es pública o no, si toman o no la primera comunión.

Hay supuestos de atribución individual de la patria potestad. Por ejemplo, si uno de los progenitores reside fuera del país, en los que la patria potestad se atribuye al mismo que tiene la custodia, por una cuestión práctica. Si no se puede recabar fácilmente la autorización del otro para una cuestión de salud o de educación, será el mismo que ejerce la custodia, el progenitor que tendrá atribuida la patria potestad.

 

¿Qué es la custodia de los hijos?

Se refiere al derecho-deber de los padres de tener a los hijos en su compañía y prestarles la atención inmediata en las necesidades de la vida diaria.

La custodia, por su parte, se refiere a con quién conviven los hijos. Las decisiones diarias necesarias de los hijos, como alimentación, actividades diarias, la organización del tiempo de estudio y de juego, por ejemplo.

La custodia, dependiendo de las circunstancias de cada familia, se atribuye a uno de los progenitores (custodia individual) o a ambos de manera alterna (custodia compartida). Puedes visitar nuestro Blog para conocer todo lo relacionado con la custodia compartida de los menores.

 

Por mi experiencia, te diré que es muy frecuente que quien tiene atribuida la custodia de los hijos (normalmente la madre) suele entender que puede tomar todas las decisiones de los hijos.

No debe ser así, si la patria potestad es compartida por ambos progenitores, las decisiones relativas a la educación y desarrollo de los menores deben ser consensuadas por el padre y por la madre con independencia de con quién convivan.

 

En caso de no ponerse de acuerdo, el artículo 156 del Código civil prevé un incidente judicial en el que será el Juez quien determine quién debe tomar esa decisión inherente a la patria potestad en función de los motivos que alegue cada uno de los progenitores, y decidirá si acude a un colegio u otro o si se puede cambiar al menor de domicilio.

 

Espero que te haya sido de utilidad. Si es así, compártelo!

Si tienes cualquier duda, envíame tu consulta al formulario de contacto y cuéntame cómo puedo ayudarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te escuchamos
¿En qué podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: