¿Cuándo se extingue el pago de la pensión compensatoria?

¿Cuándo se extingue el pago de la pensión compensatoria?

En artículos anteriores, ya pudimos abordar la pregunta de qué es la pensión compensatoria, cómo se establece, su cuantía, por cuanto tiempo y demás aspectos relevantes en relación a esta prestación económica.

Pero, ¿es posible que esta pensión se extinga? La respuesta es sí.

En este post te contamos las diferentes causas por las que esta obligación económica puede extinguirse y las herramientas jurídicas disponibles para poder ejercer este derecho.

Podemos ayudarte

Somos abogados de familia en Valencia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en derecho de familia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

Motivos por los que se puede extinguir la pensión compensatoria

El artículo 101 del Código Civil hace referencia a aquellas causas que pueden poner fin al pago de esta pensión, y son las siguientes:

  1. Por cesar la causa que la motivó.
  2. Por contraer nuevo matrimonio el acreedor de la pensión compensatoria.
  3. Por vivir maritalmente el receptor de dicha pensión con otra persona.

Ahora bien, este artículo también nos dice que NO será motivo para extinguir la pensión compensatoria el fallecimiento del deudor.

Cese de la causa que motivó el pago de la pensión compensatoria

Cuando se fija la obligación de pago de la pensión compensatoria, el requisito principal que se tiene en cuenta es que exista un notable desequilibrio económico entre las partes, y por tanto, a través de esta prestación económica se pretende que tras el divorcio, ambos cónyuges puedan disfrutar del mismo nivel de vida que tenían constante el matrimonio.

Ahora bien, esta situación puede variar por haber accedido al mercado laboral o incluso, por haber percibido nuevos ingresos, como los procedentes de la disolución de la sociedad conyugal. La Jurisprudencia del Tribunal Supremo ya se ha pronunciado sobre ello, declarando la extinción de la pensión compensatoria por haber recibido una serie de bienes y con ellos, haber eliminado el desequilibrio económico.

Sin embargo, puede ocurrir que la parte acreedora muestre desidia a la hora de acceder al mercado laboral, siendo motivo suficiente para la extinción de la pensión compensatoria. La Sentencia del Tribunal Supremo N.º 810/2021, de 25 de noviembre de 2021, fue clara en este sentido limitando el derecho a recibir la pensión durante un tiempo determinado.

Se entiende, por tanto, que la inactividad o falta de interés por el beneficiario de la pensión no deben ser asumidas por la otra parte.

Contraer nuevo matrimonio

Desde el momento en que el acreedor de la pensión compensatoria contrae un nuevo matrimonio, se extingue su beneficio de cobro.

Cuando suceda esto, presentaremos la demanda correspondiente solicitando la extinción del pago de la pensión compensatoria por haber causa justificada que permita extinguir la misma, sin importar el tiempo después en que la presentemos, ya que la posterior Sentencia que se dicte, tendrá efecto retroactivo.

Esto quiere decir que, si tenemos conocimiento tiempo después de que nuestra ex pareja ha contraído nuevo matrimonio, la extinción de la pensión compensatoria se dará en el momento de la fecha del matrimonio y no desde cuando hemos tenido conocimiento del mismo.

Vivir maritalmente con otra persona

Convivir de manera estable y equiparable al matrimonio con otra persona, también es un fundamento legal que permite la extinción del pago de la pensión compensatoria.

Este escenario engloba a las ya conocidas parejas de hecho, ya que mantienen una relación equiparable a la conyugal pero sin haber formalizado dicha unión legalmente, es decir, sin casarse.

Será entonces, el obligado al pago de la referida pensión, el que deba solicitar su extinción con la correspondiente demanda, que deberá estar respaldada de las suficientes pruebas para acreditar dicha convivencia marital. Esto no es tarea sencilla siempre, dependerá del criterio del Tribunal y de la complejidad que tenga la recopilación de prueba sustancial.

¿Qué prueba puede servir para respaldar nuestros argumentos?

  • Testigos.
  • Fotografías de la pareja.
  • O, incluso, el informe final que pueda realizar un detective privado.

Por lo tanto, se puede concluir que, para la extinción de la pensión compensatoria en base a esta causa, se deben dar las siguientes circunstancias para entender una vida marital:

  • Existencia de relación sentimental continuada.
  • Estabilidad.
  • Permanencia.
  • Relación exclusiva con una persona.

Fallecimiento del deudor: ¿qué ocurre en estos casos?

Como hemos podido adelantar anteriormente, es cierto que la muerte del obligado al pago de la pensión compensatoria no exime la responsabilidad.

De acuerdo con las disposiciones del Código Civil, se trata de una obligación de carácter personalísima que es transferible a sus herederos, siendo éstos los que deban continuar con el pago de la pensión compensatoria en la cuantía y forma fijada.

Ahora bien, los herederos tienen la posibilidad de solicitar ante el Juzgado la extinción de la pensión compensatoria, siendo argumentos válidos para ello:

  1. Insuficiencia de caudal hereditario para hacer frente a la pensión compensatoria.
  2. Que afecte a la legítima de los herederos.

¿Cómo se puede solicitar la modificación o extinción de la pensión compensatoria?

Nuestro ordenamiento jurídico nos permite modificar o extinguir esta obligación económica, a través de dos vías:

Lo más aconsejable sería que ambas partes llegaran a un acuerdo para modificar la pensión, fijada en su día de común acuerdo en el convenio regulador. Esto permite que sea modificada en cualquier momento.

Para el caso que no exista común acuerdo entre las partes, se podrá interponer una demanda de modificación de medidas acompañada de pruebas evidentes que determinen que ha habido un cambio sustancial en las circunstancias que dieron origen a la pensión, en especial si la pensión fue fijada por el Juez.

En resumen

La finalidad principal por la que se fija una pensión compensatoria consiste en eliminar el desequilibrio económico de aquellos que recién han formalizado su divorcio y así, permitir que el cónyuge perjudicado pueda mantener la calidad de vida que venía disfrutando constante matrimonio.

Esta prestación económica puede extinguirse ya sea cuando se demuestra que la causa que la originó ya no existe, cuando el beneficiario de la pensión haya contraído nuevo matrimonio o convive maritalmente con su nueva pareja.

Ahora bien, es importante destacar que el fallecimiento del deudor no pone fin a la obligación de abonar la pensión compensatoria. Esta responsabilidad se transmitirá a sus herederos, quienes podrán solicitar su supresión en el momento en que vean que su derecho a la legítima puede verse perjudicado.

En cualquier caso, es fundamental contar con un asesoramiento personalizado por parte de un abogado especialista en derecho de familia, desde el despacho Carolina Torremocha - Abogados de Familia estaremos encantados de ayudarte.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 691 36 66 62 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.