¿Qué impuestos hay que pagar por la liquidación de gananciales?

Impuestos por liquidación de gananciales

Si os habéis casado en gananciales y, tras el divorcio, queréis liquidar el patrimonio común, es necesario que sepas qué impuestos tendrás que pagar.

Si habéis contraído matrimonio en gananciales, todo lo que adquiráis después de casaros será titularidad de ambos. Estos bienes comunes reciben el nombre de sociedad ganancial.

La liquidación de gananciales es el procedimiento para la división de ese patrimonio común. Como en otras tantas situaciones, para llevar a cabo esta operación es necesario pasar por Hacienda.

En este artículo también te contamos algunos de los gastos añadidos que conlleva la liquidación de gananciales.

¿La disolución de gananciales tributa en IRPF?

La liquidación de la sociedad de gananciales supone que los bienes que integraban el patrimonio conjunto de los cónyuges van a ser asignados individualmente a cada uno de ellos.

Para entender por qué debe o por qué no debe tributarse por la liquidación de gananciales, hay que saber qué situaciones están sujetas a este impuesto.

Para que una situación pueda considerarse sujeto a tributación por vía IRPF deben cumplirse dos requisitos:

  • Que se produzca un incremento de valor de los bienes.
  • Que se produzca una variación en el patrimonio del contribuyente por una transmisión.

A priori, podría parecer que la división de vuestro patrimonio común supone una alteración en vuestro patrimonio individual y por tanto habría que tributar.

No obstante, la liquidación de la sociedad de gananciales es uno de los supuestos que están exentos de tributación por esta vía. (Lo anterior rige siempre y cuando no exista exceso de adjudicación, de la que hablaremos más adelante).

El artículo 33.2.b) de la Ley del IRPF exime expresamente de tributar en el impuesto sobre la renta a los casos de liquidación de gananciales.

2. Se estimará que no existe alteración en la composición del patrimonio:

a) En los supuestos de división de la cosa común.

b) En la disolución de la sociedad de gananciales o en la extinción del régimen económico matrimonial de participación.

c) En la disolución de comunidades de bienes o en los casos de separación de comuneros.

Los supuestos a que se refiere este apartado no podrán dar lugar, en ningún caso, a la actualización de los valores de los bienes o derechos recibidos.

Artículo 33.2 de la Ley del IRPF

La razón de esta exención es que se asume que no se está produciendo una variación en tu patrimonio.

Se entiende que los bienes de la sociedad ganancial ya eran tuyos antes de disolverse esta, simplemente los estáis dividiendo.

Así pues, no se cumple el segundo requisito para tener que tributar por el IRPF.

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD)

Otro tributo que se ve afectado por la liquidación de gananciales es el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Este impuesto grava las transmisiones patrimoniales onerosas, operaciones societarias y los actos jurídicos documentados.

En este caso, como ya hemos comentado antes, no existe transmisión patrimonial, sino asignación individual de bienes que ya eran propios.

Pese a no haber alteración patrimonial, lo que sí que existe es un acto jurídico documentado que registra la operación de distribución de los bienes.

La liquidación de la sociedad de gananciales está exenta de tributación por ITPAJD.

B) Estarán exentas:

(...)

3. Las aportaciones de bienes y derechos verificados por los cónyuges a la sociedad conyugal, las adjudicaciones que a su favor y en pago de las mismas se verifiquen a su disolución y las transmisiones que por tal causa se hagan a los cónyuges en pago de su haber de gananciales.

Artículo 45 de la Ley del ITPADJ

Aquí debemos hacer una distinción que tienes que tener clara.

La diferencia, a efectos prácticos, entre la exención de tributación y la no sujeción es el tener que comunicarlo a Hacienda o no.

  1. En el caso de la no sujeción, no existe hecho que genera el impuesto y, por tanto, no hay necesidad de ponerlo en conocimiento de la Administración.
  2. En el caso de la exención, el hecho que da lugar al impuesto, el acto jurídico que documenta la transmisión, sí que existe. No obstante, la Administración ha decidido eximir del pago.

Así pues, en el caso del ITPAJD, sí que será necesario que comuniques a la Administración que habéis liquidado la sociedad de gananciales.

De esta manera, a Hacienda le constará por qué ahora existen bienes solo a tu nombre y por qué no se ha tributado por ellos.

¿Se paga la plusvalía municipal en la liquidación de gananciales?

La liquidación de la sociedad de gananciales no está sujeta del pago del impuesto sobre la plusvalía municipal.

El artículo 104.3 de la Ley Reguladora de Haciendas Locales excluye las adjudicaciones resultado de la liquidación de la sociedad conyugal de sujeción al impuesto.

3. No se producirá la sujeción al impuesto en los supuestos de aportaciones de bienes y derechos realizadas por los cónyuges a la sociedad conyugal, adjudicaciones que a su favor y en pago de ellas se verifiquen y transmisiones que se hagan a los cónyuges en pago de sus haberes comunes.

Tampoco se producirá la sujeción al impuesto en los supuestos de transmisiones de bienes inmuebles entre cónyuges o a favor de los hijos, como consecuencia del cumplimiento de sentencias en los casos de nulidad, separación o divorcio matrimonial, sea cual sea el régimen económico matrimonial.

Artículo 104.3 de la Ley Reguladora de Haciendas Locales

Como hemos visto anteriormente, al estar no sujeto a tributación, no habría que realizar comunicación alguna al respecto a la Administración.

Cuidado con el exceso de adjudicación

Si bien la liquidación de la sociedad ganancial tiene un tratamiento fiscal muy favorable, existe un requisito que debes tener muy en cuenta.

Los dos lotes en los que se divide la sociedad deben ser exactamente iguales.

La sociedad conyugal es el resultado de la división entre dos del patrimonio común del matrimonio. Uno de los requisitos para que no tengas que pagar por liquidar gananciales es que ninguno salga favorecido de la misma.

Ya que se ha establecido que la liquidación es la asignación individual de unos bienes que ya eran propios, si uno de los dos percibe más que el otro se entiende que existe enriquecimiento y sí que tendrás que pagar por ello.

Si en vez de repartir los lotes al 50%, los dividís, por ejemplo, 60%-40%, el que se haya quedado el lote mayor deberá tributar por ese 10% extra por vía de ITP.

Igualmente, ese 10% extra habrá que declararlo en el IRPF como ganancia patrimonial.

Si bien hemos visto que la regulación tributaria de la liquidación de gananciales es muy benevolente con el contribuyente, con el exceso de adjudicación sucede lo contrario.

Los excesos en la adjudicación están fuertemente penalizados fiscalmente.

Otros gastos a tener en cuenta a la hora de liquidar gananciales

Fuera del apartado tributario, el procedimiento para liquidar gananciales no termina con el acto de liquidación en sí.

Registro

Los bienes que se hayan repartido deberán ser inscritos en el Registro correspondiente.

Una vez hayáis firmado el acuerdo de liquidación, éste tendrá que pasarse por el Juzgado o la Notaría, dependiendo del procedimiento que estéis tramitando.

Una vez tengáis la resolución judicial o la escritura notarial de liquidación, deberéis pasarlo por Hacienda haciendo constar que está exento por ITPAJD.

Posteriormente, podréis llevar la documentación al Registro que corresponda para que realicen los cambios de titularidad en los distintos bienes.

A modo orientativo, tomemos a modo de ejemplo un matrimonio que únicamente tenga en común un inmueble con un valor de 200.000€.

Los gastos de Registro serán de en torno a 320€ en total.

Notaría

Si la liquidación de gananciales se ha llevado a cabo ante Notario, hay que añadir a los gastos totales el arancel del Notario.

Los gastos de Notaría dependerán del patrimonio que haya que dividir y el número de folios que tenga la escritura de liquidación.

Siguiendo el ejemplo anterior, los gastos de Notaría por realizar la división patrimonial serán de entre 600€ y 700€ en total.

Es importante que sepas que, a efectos de realizar la liquidación, el valor del inmueble que se tomará será el actual, no el que tenía cuando se compró.

Liquidación de gananciales en sede judicial

Si la liquidación de gananciales se está llevando a cabo ante el Juzgado, no habrá necesidad de acudir al Notario para que realice la liquidación.

De ello se encargará el Juzgado que, a diferencia del Notario, no tiene coste alguno.

No obstante, para actuar ante el Juzgado en este tipo de procedimientos es necesaria la intervención de abogado y procurador.

Tendrás que tener en cuenta los honorarios profesionales de uno y otro.

Esta cuestión es particularmente importante cuando la liquidación de gananciales es contenciosa, donde los honorarios son bastante superiores a si la liquidación se hace de mutuo acuerdo.

Concertar cita
Puedes llamarnos al 691 36 66 62 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.

    ¿Por qué deberías escogernos?
    Amplia experiencia
    Especialistas en Familia
    Rápida respuesta
    Lenguaje claro y directo
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Escultor Antonio Sacramento, 9 - 9 46013 Valencia, Comunidad Valenciana 691 36 66 62 torremocha.abogado@gmail.com
    Te escuchamos
    1
    Reserva una consulta de asesoramiento
    Hola 👋
    Escríbenos y reserva una consulta de asesoramiento jurídico