El proceso de separación con hijos sin estar casados ni ser pareja de hecho

Separación con hijos sin estar casados ni ser pareja de hecho

No estás casado ni eres pareja de hecho y quieres saber cómo tramitar la separación de tu pareja con la que tienes hijos comunes. Todo lo que vas encontrando es relacionado con el divorcio, ¿pero qué ocurre con la ruptura de pareja cuando no hay matrimonio?

Podemos ayudarte

Somos abogados de familia en Valencia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en derecho de familia, contacta con nosotros y solicita una consulta.

Contacta con nosotros

¿Cómo separarse de la pareja cuando hay hijos?

Cuando hay hijos menores de edad, el procedimiento a seguir será el de medidas paternofiliales.

En realidad, no hay diferencia respecto de los hijos entre las parejas casadas y las no casadas, estén inscritas o no como parejas de hecho.

Olvídate de pensar que si te hubieras casado hubieses conseguido un resultado distinto judicialmente. Respecto de los hijos, son exactamente las mismas consecuencias en una ruptura de unión de hecho que en un divorcio.

Las decisiones que se deben adoptar tras la ruptura de la pareja son:

Con quién residirán los niños

La custodia de los hijos menores puede atribuirse a un solo progenitor o a ambos de manera conjunta, en custodia compartida.

En función de la edad y las circunstancias de la familia, la alternancia de tiempos será semanal, es lo más común, quincenal o incluso por días alternos en caso de niños muy pequeños.

Cómo se reparten los tiempos de visitas con los hijos, las comunicaciones con quien no están viviendo, los días de vacaciones

Todo ello se incluirá en el régimen de visitas. Tanto en custodia individual como en custodia compartida es necesario saber cómo van a relacionarse los niños con el progenitor con quien no estén conviviendo en ese momento.

Cuanto más detallado esté, incluso el sistema de comunicaciones o videollamadas, más seguridad para todo el entorno familiar.

Cómo se van a repartir los gastos de los niños

Bien a través de la pensión de alimentos o fijando una contribución a los gastos en caso de custodia compartida, hay que determinar quién asume cada uno de los gastos de los hijos comunes.

En este sentido, habrá que regular tanto los gastos ordinarios (los que se producen habitualmente) como los gastos extraordinarios (son aquéllos que no sabemos si se van a producir o no, son imprevisibles).

Dónde van a vivir los hijos

La atribución del uso de la vivienda familiar es uno de los elementos que más discrepancias supone por el alto coste que implica en una economía familiar el mantenimiento de la vivienda habitual y de esa otra vivienda a la que uno de los progenitores habrá de salir.

Si se atribuye la custodia a uno de los progenitores, será éste quien tenga el uso de la vivienda. Si la custodia de los niños es compartida, se deben estudiar otros factores como la propiedad de la vivienda y la mayor o menor disponibilidad económica de ambos progenitores.

Todas estas decisiones están relacionadas entre sí, por ello es importante dedicar tiempo a pensar qué es lo mejor para los niños y cómo va a afectarles cada uno de estos extremos.

¿Cómo tramitar una ruptura de pareja?

Cuando te pongas en contacto con un abogado especializado en Derecho de familia, lo primero que intentará será llegar a un acuerdo con la otra parte. Únicamente si ese acuerdo es imposible, iniciará la vía judicial para tramitar vuestra separación.

Hay dos opciones para tramitar judicialmente una ruptura de pareja no casada con hijos:

1. Ruptura de pareja de mutuo acuerdo

Se redacta un convenio regulador lo más detallado posible, dejando constancia de cada una de las decisiones que afectan a vuestra familia.

Huye de convenios tipo e intenta fijar todas las condiciones que eviten problemas en un futuro. Fija horarios, lugares de entrega y recogida, dónde se empadronarán los niños, quién puede sustituiros si no podéis atenderlos, etc.

Más información en nuestro otro post: La separación de mutuo acuerdo en parejas de hecho no inscritas

2. Ruptura de pareja contenciosa

Si no es posible alcanzar un acuerdo sobre los temas que hemos relacionado anteriormente en relación a los hijos, la pensión de alimentos, el uso de la vivienda familiar y el reparto de las estancias y comunicaciones, será el Juzgado quien decida.

Solicita a través de una demanda cuáles son tus pretensiones y justifícalas con las pruebas necesarias. La otra parte contestará la demanda y se celebrará un juicio en el que el Juez decidirá sobre cada uno de estos extremos.

¿Cuáles son las ventajas del convenio regulador?

Uno de los problemas del proceso contencioso es que cuando recibes la Sentencia, aunque hayas conseguido aquello que pretendías, nunca será tan exhaustiva y detallada como un convenio regulador.

Por eso los abogados de familia insistimos tanto en las bondades del acuerdo. Primero por la incertidumbre del resultado; segundo, por el coste emocional y económico que supone. Tercero, porque nunca será tan detallada una sentencia como un convenio regulador de separación.

¿Y si no regulamos nada? Nosotros nos llevamos bien

El problema de no tener una regulación, bien a través de un convenio regulador o una sentencia dictada por un Juzgado es que no tienes seguridad de que los acuerdos que habéis alcanzado verbalmente se vayan a cumplir.

Imagina que pactas que los niños se quedan con la madre dos años, porque ahora todavía son pequeños y que a partir de entonces se establecerá la custodia compartida. De no estar por escrito, no podrás exigir el cumplimiento de ese acuerdo en caso de que la madre no quiera establecer la custodia compartida.

Lo mismo ocurriría respecto del reparto de vacaciones, de la distribución de los gastos o cualquier extremo que es deseable tener por escrito.

Si tenéis buena relación, lo mejor que podéis hacer es poner vuestro compromiso por escrito en un convenio regulador, ratificarlo en el Juzgado y si queréis guardarlo en el cajón. Sólo será necesario volver a consultarlo si hubiese alguna discrepancia.

¿Cómo se reparten los bienes en una ruptura de pareja?

Puesto que no hay matrimonio, no hay régimen económico que rija vuestra relación.

Cada uno se quedará con los bienes aportados a la convivencia por ser privativos suyos.

Si hay bienes comunes, el procedimiento adecuado es una extinción de condominio. 

Concertar cita
Puedes llamarnos al 691 36 66 62 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.