Uso de la vivienda familiar

Reproducir vídeo

Una de las cuestiones clave cuando se establece la custodia compartida es la vivienda familiar. Cuando se otorga una custodia individual, el uso de la vivienda familiar se atribuye a quien se queda con los hijos, por regla general.

En caso de custodia compartida, ¿a quién se atribuye el uso de la vivienda familiar? ¿Cómo se distribuyen los gastos de vivienda?

Los abogados de familia estudiamos durante mucho tiempo cuando emergió la custodia compartida, cuáles eran las mejores opciones para los hijos.

Al principio, se pensaba que quizás era buena opción que los hijos no salieran del domicilio familiar y que fueran el padre y la madre quienes se turnaran para salir de la vivienda, por semanas.

¿y si los hijos no salen del domicilio familiar?

Si bien en la teoría esta opción era la más equitativa, en la práctica los abogados de familia nos dimos cuenta que daba opción a múltiples conflictos.

Si te divorcias es porque no quieres continuar compartiendo tiempo con la otra persona. El hecho de tener un espacio común que compartir por turnos, suponía más conflictos que beneficios. En estas situaciones hay que cuadrar bien los artículos de limpieza de la vivienda, el orden, el uso de los espacios individuales y los espacios comunes. Tenemos parejas que sí han adoptado esta opción para la custodia compartida, pero es en los casos poco conflictivos, en los divorcios de mutuo acuerdo, donde existe un respeto por el otro progenitor y por los hijos.

 

Las opciones para distribuir el domicilio familiar serían:

  • uno de los progenitores se queda en domicilio familiar y el otro alquila una vivienda próxima.
  • se vende la vivienda familiar y cada progenitor adquiere o alquila una vivienda distinta.
  • los hijos se quedan en el domicilio familiar y ambos progenitores alquilan la vivienda donde residirán por turnos semanales.

Todas estas elecciones u otras opciones que se plantean dependerán de la voluntad y de la situación económica de la familia.

En cualquiera de los casos, salvo que los progenitores regresen a casa de sus propios padres, habrá que mantener dos viviendas en lugar de una. La opción de volver a casa de los abuelos de los menores, suele ser admisible a corto plazo, hasta encontrar la financiación o hasta que se produzca la venta de la vivienda familiar.

 

Por nuestra experiencia como abogados de familia, en caso de custodia compartida os recomendamos que cada progenitor tenga un domicilio y sean los hijos quienes vayan cambiando según el turno de alternancia. Aunque pueda resultar más movimiento para los menores, es más fácil que ellos cambien de domicilio que el hecho de que los padres compartan espacios comunes en situaciones de conflictos. Al final, si los progenitores están enfrentados por el uso del espacio común, serán los hijos los más perjudicados.

 

Si quieres conocer más aspectos relacionados con la custodia compartida, visita los artículos de nuestro BLOG.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te escuchamos
1
¿En qué podemos ayudarte?
Funciona con Join.chat
¿en qué podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: