Cómo se desarrolla un procedimiento de mediación con base en la comunicación no violenta

Mediación con comunicación no violenta

La comunicación no violenta tiene como base fundamental, la escucha empática. La escucha es la herramienta básica de la mediación. No solo por parte del mediador sino, sobre todo, de las partes. La mayoría de conflictos se originan porque las personas no se escuchan.

A veces, callan mientras piensan qué van a decir. A veces, tratan de atacar a la persona que habla, la interrumpen, contradicen. En definitiva, no están escuchando.

Es frecuente que la labor del mediador consista en conseguir que las partes se escuchen entre ellos. Que ambos puedan explicar sus argumentos y ser escuchados por el otro.

Podemos ayudarte

Somos abogados de familia en Valencia. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en derecho de familia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

Contacta con nosotros

Comunicación no violenta para la mediación en conflictos

En nuestro despacho, empleamos la herramienta de la comunicación no violenta para la mediación en conflictos.

Es un lenguaje basado en los sentimientos y necesidades. A modo de resumen, los comportamientos o acciones de cada uno de nosotros viene motivado por una necesidad. Esa necesidad, puede estar o no satisfecha.

Si no está satisfecha, tendremos sentimientos «negativos». Si está satisfecha, tendremos sentimientos «positivos». Ahora bien, no nos gusta deslindar los sentimientos en negativos o positivos, puesto que todos son reales y necesarios, es la forma más breve y práctica de expresarlo.

Ejemplos de procesos de mediación con comunicación no violenta

1. Primer ejemplo

Riño a mi hijo de 14 años porque ha llegado dos horas más tarde de la hora pactada y discutimos.

  • Mi comportamiento es: reñirle cuando llega, levantar la voz, castigarlo incluso.
  • El sentimiento es: enfado, frustración, miedo.
  • Mi necesidad: seguridad, respeto, orden.

Es decir, estoy enfadado porque quiero que cumpla el horario. Tengo necesidad de orden. Siento miedo. Tengo necesidad de seguridad, quiero cuidar a mi hijo y saber que está bien. Además, estoy frustrado porque no obedece las normas que he puesto. Tengo necesidad de orden, disciplina, porque esto para mí implica respeto.

En la práctica, si en lugar de gritar a mi hijo conforme entra por la puerta, le expreso con la calma necesaria (igual necesito un tiempo desde que llega), que estaba asustado, que no sabía dónde podría estar y que lo único que quiero es que esté bien, ¿cómo reaccionará?

Si en la conversación me cuenta el motivo por el que se ha retrasado, puedo entender lo que ha ocurrido. Tal vez exista alguna justificación. Tal vez no, por lo que habremos de escuchar cuáles son sus necesidades.

Si quería estar más tiempo con sus amigos, sería una necesidad de pertenencia, de libertad, de elección. Si quería ayudar a algún amigo que quería contarle un problema, sería una necesidad de contribución. Y así, ir entendiendo por qué se ha comportado así.

Si yo escucho a mi hijo y él me escucha a mí, seremos más capaces de entender cómo se siente el otro, qué necesidades queremos cubrir cada uno y cómo podemos hacer que mis necesidades y las suyas sean compatibles. Será más fácil llegar a un acuerdo, sobre los horarios, el cumplimiento de las normas, el respeto a sus tiempos y los nuestros, etc.

Este tipo de esquemas es el que utilizamos en la Mediación con Comunicación No Violenta, con muy buenos resultados.

2. Segundo ejemplo con adultos en conflicto

La madre que no quiere que los hijos cumplan el régimen de visitas durante el confinamiento por el Coronavirus, tendrá necesidad de cuidado, de protección, de seguridad.

El padre que quiere ver a sus hijos y que se cumpla el régimen de visitas aunque esté el confinamiento por coronavirus, tendrá necesidad de afecto, de contacto físico, de igualdad (respecto a la madre), de contribución al cuidado.

Las necesidades de uno y otro deben ser escuchadas y reconocidas. Desde esa perspectiva, será más fácil que puedan entenderse y acordar cómo recuperar el tiempo perdido del régimen de visitas.

Carolina Torremocha
Carolina Torremocha Barreda

Soy abogada especialista en derecho de familia en Valencia con más de 15 años de experiencia.

Toda mi formación jurídica va dirigida al Derecho de Familia. Me formé en técnicas de mediación y de negociación. Soy Máster en Mediación. Experto en Derecho de Familia por Aranzadi y el Ilustre Colegio de Abogados de Valencia.

Contacta conmigoMás sobre mí

Concertar cita
Puedes llamarnos al 691 36 66 62 o dejarnos tu nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto contigo.

    Al contactarnos acepta que tratemos sus datos según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos recogemos para responder tu consulta, siendo la base legal nuestro interés legítimo en atender y responder a nuestros usuarios. No compartiremos tus datos con terceros, salvo obligación legal. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Por qué deberías escogernos?
    Amplia experiencia
    Especialistas en Familia
    Rápida respuesta
    Lenguaje claro y directo
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Escultor Antonio Sacramento, 9 - 9 46013 Valencia, Comunidad Valenciana 691 36 66 62 torremocha.abogado@gmail.com